Noticias

Familia – Colegio Francisco Arriarán

 

 

¿CÓMO LE EXPLICAMOS A NUESTROS HIJOS  LA CRISIS QUE VIVE CHILE?

Los niños son los más sensibles a los tiempos de crisis, tal como lo revela el manual “¿Qué podemos hacer?, ayudando a nuestros hijos en tiempos de violencia y conflicto social”, elaborado en 2014 por Carolina de Oteyza y un grupo de profesionales.

 

Extractamos de ese manual los consejos generales para contener a nuestros hijos,  los escolares de educación básica, y también a los prescolares y a los adolescentes de educación media:

  • Fomenta relaciones sociales: Promueve los lazos y el intercambio con familiares, vecinos, amigos, compañeros de estudio, de modo de que el círculo de apoyo del niño crezca. Es importante que aprenda a establecer relaciones positivas y saludables, tanto con adultos como con otros niños. El recibir apoyo de otras personas, le ayudará a superar los tiempo
  • Que esté callado no quiere decir que esté calmado: Observa a tus hijos, en especial a los más callados. Aun cuando no hablen de lo que sienten o de sus temores, dolencias físicas, cambios de comportamiento, problemas para dormir pueden ser indicativos de estrés emocional. Ayúdales a expresar cómo se sienten por medio de dibujos, juegos, escritos, u otras actividades propias de su edad.
  • Dedícales tiempo extra y un momento especial a cada uno: Reserva un momento privado, especial para estar con cada niño. Tan sólo quince minutos, dedicados a ellos, pueden ser suficientes para ayudarlos a sentirse seguros y apoyar su salud emocional.
  • Habla de otra cosa: Aunque los niños estén muy pequeños, los comentarios continuos, las especulaciones que asustan y las imágenes o conversaciones constantes acerca de la situación aumentan sus temores e inseguridades. Limita esas discusiones frente a los niños y procura espacios y momentos libres de temas políticos.
  • Construye una muralla protectora con cosas buena: Planifica actividades familiares que le ayuden a tener una buena reserva de experiencias positivas que le sirvan de protección ante los momentos difíciles. Esto pueden ser juegos de mesa, ver una película juntos o visitar un lugar que les guste y sea seguro.
  • Planifica arreglos prácticos que brinden seguridad: Planifica lo que deben hacer si pasa algo, como mantenerse comunicados, saber a dónde ir. Haz planes que den un sentido de seguridad, como evitar ciertas calles o regresar a cierta hora. Comparte con tus niños los planes, eso les hará sentirse seguros a ellos también.
  • Combate la intolerancia y promueve la convivencia: Es importante revisar nuestra propia agresividad, nuestro lenguaje y los comentarios que hacemos sobre la situación. Los insultos, las generalizaciones “todos esos xxx son unos xxx”, metiendo a todo un grupo en el mismo saco, nos están haciendo daño a todos. Debemos evitar el uso de un lenguaje que exprese descalificación, burla, humillación u ofensa. Tratemos de promover en nuestro hogar, en la familia, con los vecinos y con los niños y jóvenes un ambiente de tolerancia y respeto a las ideas de los otros.